martes, 6 de diciembre de 2016

La fuerza como metáfora de la vida

Hoy quiero hablaros de un arcano que, en el tarot Rider Waite, está numerado como el 8, la fuerza. A mí, personalmente, es uno de los que menos me han llamado la atención y, sin embargo, tiene un mensaje poderosísimo que enviarnos.

La fuerza es una mujer bella vestida de blanco (lo cual simboliza pureza) que cuenta con la bendición del Espíritu Santo (representado por el infinito) y que tiene una capacidad curiosa: es capaz de amansar tan solo con la fuerza de las manos a un león. Lo que se nos está transmitiendo es que si conectamos con nuestra esencia divina tenemos todo a nuestro favor para dominar nuestros impulsos más negativos y que nos hacen daño, algo así como "la bestia que llevamos dentro". Es muy recurrente decir que, al final, se trata de conectar con unas capacidades que ya tenemos desde que nacimos pero que, por varias razones, no utilizamos.

Si nos vamos a un significado más profundo, lo que nos permite el arcano de la fuerza es que nuestro ego y nuestro ser más profundo (espíritu, conciencia, ser superior) vayan de la mano y que el primero se ponga al servicio del segundo, utilizando las capacidades de ambos según nos convenga, pero siempre desde una dirección consciente. Si se logra eso, la fuerza es un arcano con una capacidad de crear realidad y transformarla para bien impresionante y es usual ver esta energía en personas con capacidad de liderazgo o con un nivel de autosuficiencia personal alto (bien entendida).

Normalmente, cuando vemos ese arcano en negativo nos estamos refiriendo precisamente al conflicto no resuelto entre ego y ser profundo, porque el primero suele gobernar al segundo con consecuencias negativas para el consultante (nervios, ataques de ira, problemas en las relaciones con los demás...). En todo caso, lo que nos transmite en estos casos es la necesidad de realizar ese aprendizaje.

Espero que os haya gustado esta entrada. ¡¡Nos vemos en la próxima!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario