miércoles, 23 de noviembre de 2016

El feedback entre tarotista y consultante






Me gustaría hacer una reflexión sobre un tema importante y, por lo general, poco tratado cuando hablamos de tarot: el necesario feedback auténtico entre el tarotista y la persona que va a realizar una consulta.

Cuando hablo de esto, no me estoy refiriendo a que el tarotista y el consultante se hagan amigos (es más, diría que así se pierde objetividad), sino a que haya una predisposición positiva por ambas partes, tanto por aquel que consulta como por aquel que interpreta la tirada. Esa predisposición positiva consiste, ni más ni menos, en tener una apertura emocional y permitir que la tirada fluya de forma natural.

En ocasiones la gente piensa que esto consiste en ser crédulo sin más y en tener que aceptar todo lo que se te diga; a mi modo de ver, nada más lejos de la realidad. Es sano y conveniente que el consultante sea una persona asertiva y crítica con lo que se le dice si lo considera oportuno, pero ir con una predisposición negativa y de bloqueo conllevará una sesión desastrosa e inútil.

Y esto sucede, pura y simplemente, porque en el tarot se está poniendo en juego la energía del consultante, sus pensamientos, sentimientos y realidades. A mí en ocasiones me han preguntado por cómo era la relación con una pareja como si aún estuviesen juntos y resulta que ya habían cortado un año y medio atrás. ¿Cómo se entiende eso? Evidentemente, mi opción no es dar espectáculo gratuito sino ayudar a los demás a que tomen sus decisiones. De esa forma, ni ayudo yo ni la persona puede recibir ayuda, simplemente confirmará una profecía autocumplida en la que ya estaba maquinando. Lo he dicho en muchas ocasiones y lo vuelvo a repetir aquí: no hay que tomarse el tarot de esta forma.

Por mi propia experiencia, cuanto mayor feedback hay entre tarotista y consultante, mejor fluyen las tiradas y mayor información puede extraer la persona que ha venido a la sesión para su crecimiento personal. Deshacer parte de la farándula que rodea a este mundo y que a veces generamos nosotros mismos puede ser sumamente útil.

Espero que os haya gustado esta entrada. ¡¡Nos vemos en la próxima!!





No hay comentarios:

Publicar un comentario