jueves, 10 de noviembre de 2016

Del tarotista y sus prejuicios

Hoy deseo hacer una reflexión sobre algo de lo que no está libre ningún profesional de ninguna disciplina, y evidentemente tampoco los que nos dedicamos al tarot: nuestros prejuicios.

En psicología se habla de puntos ciegos cuando una persona o el propio terapeuta no es capaz de tomar conciencia de sus propios prejuicios. Aunque a base de trabajo se puede ir reduciendo este elemento, siempre va a existir el riesgo de que nos veamos imbuidos por él. Y esto sucede también en videntes y canalizadores, por lo que un factor imprescindible es saber distinguir esta información, y es normal que al principio haya confusión al respecto. Aunque también es cierto que la gran mayoría de los canalizadores, al cabo del tiempo y de forma autodidacta o con ayudas, son capaces de discernir de forma nítida.

También a la hora de realizar una tirada de cartas el tarotista puede tener prejuicios y, aunque diga algo cierto, todos sabemos que existen muchas formas de presentar las cuestiones. De hecho, y por mi experiencia, puedo decir que la mayoría de las equivocaciones que cometemos los tarotistas vienen derivadas de esos prejuicios y de la información del entorno exterior. Otra cuestión sobre la que se suele errar mucho es el tiempo, pues suele ser algo relativo y condicionado. Por lo tanto, siempre es importante que el consultante tenga presente que, aunque va a un especialista, él ha de tener la capacidad de realizar su propio filtro.

Espero que esta entrada os haya gustado y que haya aclarado posibles dudas. Un saludo.






No hay comentarios:

Publicar un comentario