martes, 11 de octubre de 2016

Las cartas de cambio

Voy a hablar de una tipología de arcanos mayores que denomino las cartas de cambio. Ello se debe a que, en esos cuatro arcanos, la energía nos lleva a un cambio en el statu quo anterior de forma inexorable.

Como parto de la base de que todo está generado directa o indirectamente por una realidad superior, lo que voy a hacer es analizar cómo se da este tipo de cambio en cada uno de estos arcanos que son El Carro, La Rueda de la Fortuna, La Muerte y La Torre.

El Carro es un cambio consciente y, por regla general, fruto de un proceso de reflexión previo. Es una fuerza que gobernamos nosotros de forma empoderada y, por lo tanto, es por lo general positivo. Suele representar el inicio de algo nuevo.

La Rueda de la Fortuna supone un cambio en el statu quo a mejor pero, a diferencia del Carro, el cambio que se da no suele ser tan consciente como en el primer caso y, por lo general, es inesperado. Evidentemente, tiene que haber existido una disposición previa para que se diese ese "golpe de suerte" que suele definir este arcano pero, a simple vista, no entenderemos el porqué. Es también un cambio que nosotros tendremos que saber sostener en el tiempo.

La Muerte es el fin de algo viejo, obsoleto y que tenía que terminar. Puede o no ser doloroso, dependiendo de la disposición de la persona, aunque sí es cierto que muchas veces nos aferramos a lo viejo por desconocimiento. También puede ser consciente o no y, en todo caso, es un fin necesario para el nacimiento de una nueva etapa en nuestra vida.

La Torre es, probablemente, la más perturbadora de las cartas de cambio. Es un fin inesperado, abrupto y del que, definitivamente, no somos conscientes. La consciencia la tomaremos después de que haya sucedido el derrumbe, que era la consecuencia de que no estábamos haciendo algo bien en nuestra vida y basta un pequeño empujón para que toda la estructura que había montada se desmorone.

Como podemos ver, hay cambios positivos y negativos, conscientes o inconscientes. Todo dependerá de cómo estemos afrontando la realidad en un determinado momento de nuestra vida, y como consecuencia de ello surgirá una carta diferente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario