lunes, 17 de octubre de 2016

El sincretismo del arcano del sol

Hoy me gustaría hacer una referencia al sincretismo que emana el arcano mayor del sol, pues supone uno de los mayores esfuerzos de integración histórica que hizo el tarot Rider Waite.

El arcano del sol parte de un esfuerzo de integrar la idea de la divinidad en ese astro de diferentes formas, siguiendo la estela que ya se establece en Mesopotomia, Egipto y Roma. Lo que no sabe tanta gente es que ese esfuerzo de integración se realiza también con el cristianismo y en el arcano lo podemos observar detenidamente.

En la Antigua Roma, el nacimiento del Sol Invictus (que durante el siglo III d.C. pasa a ser el dios único y principal del Imperio) se celebraba hasta el día 25 de diciembre, elemento lógico si tenemos en cuenta que el solsticio de invierno es pocos días antes y que, a partir de entonces, los días van a tener más horas de sol. "Casualmente", ese día coincide con la Navidad, es decir, con el día del nacimiento de Cristo, elemento que tiene una significación clara y que fue adoptado en tiempos de Constantino, pues la Biblia nada dice al respecto.

En la ilustración del arcano, detrás del sol, vemos un niño que viene con un caballo blanco portando un estandarte naranja, nos transmite una idea de vida y de nacimiento. De alguna manera, y dada la secuencia que tienen los últimos arcanos mayores del tarot, el Sol está representando la llegada del Hijo de Dios y su nacimiento, respaldado por toda la historia anterior de las religiones llamadas "paganas".

Por lo tanto, estamos ante un arcano potentísimo y de una vibración altamente positiva, máxime cuando se llega a entender el mensaje que transmite. Espero que les haya gustado la entrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario