martes, 25 de octubre de 2016

El ermitaño, o el momento de reflexionar

Hoy voy a hablar de un arcano con una fama un tanto injusta y que, sin embargo, nos ofrece la oportunidad de asentar situaciones en nuestra vida de una forma efectiva.

El ermitaño nos sugiere una persona anciana, sobre una tierra nevada y que porta una linterna encendida. En la escena parece que nuestro personaje está en quietud o reflexionando. La escena es oscura y, a simple vista, no es un arcano que proyecte sensaciones agradables o positivas.

Sin embargo, yo siento una querencia especial por este arcano porque lo que hace en nosotros es darnos un aviso de gran valía: es el momento de detenerse y reflexionar en nuestro interior para saber aquello que realmente deseamos, sea en nuestra vida en general o en algún proyecto en particular. A diferencia de otros arcanos como la luna que nos sugieren precaución, el ermitaño en principio no nos habla de ninguna situación de peligro, sino que nos invita a que optemos por ver qué es aquello que realmente deseamos, independientemente de que sea materializable y que pueda ser exitoso.

Para mí, también, es un arcano de sabiduría y que nos dice que necesitamos ser nosotros mismos sin pensar en los demás. En este sentido, siempre he visto una conexión entre el ermitaño del tarot Rider Waite y el filósofo cínico Diógenes de Sínope, el cual se paseaba por el ágora de Atenas con una linterna diciendo que buscaba hombres honestos. Por lo tanto, tenemos un mensaje potentísimo que, si lo deseamos, podemos utilizarlo a nuestro favor para reconectar con nuestra esencia, con nuestro ser superior.

Espero que os haya gustado este artículo. Un saludo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario