jueves, 15 de septiembre de 2016

Tarot de Marsella y tarot Rider Waite

En esta entrada voy a exponer, brevemente, las razones por las que yo he optado por utilizar el tarot Rider Waite frente al de Marsella, que es el más utilizado y popular.

El tarot de Marsella tiene un gran simbolismo y cae en detalles muy sutiles como la ubicación de la mirada de los personajes en los arcanos, el poder de los colores o, sin ir más lejos, determinados detalles muy sutiles que, hasta la reciente restauración que realizaron los Camoin con Alejandro Jodorowsky, se habían perdido. Por otra parte, aunque los arcanos menores parece que no digan nada de forma superficial, detalles tan pequeños como una hoja determinan el significado de cada uno de ellos, con lo que la potencia que transmiten es inmensa. A mí, personalmente, no me extraña que sea el más utilizado porque hay una filosofía muy profunda detrás de cada carta.

Sin embargo, yo desde que me introduje en el tarot me sentí atraído por el tarot Rider Waite. Realmente, he de decir que, al principio, lo que más me atraía era el hecho de que sus arcanos menores estaban ilustrados y, por lo tanto, facilitaban una interpretación más intuitiva de los mismos para el neófito. A lo largo del tiempo, sin embargo, también he sabido apreciar del tarot Rider Waite el hecho de que busca un mayor sincretismo simbólico, probablemente por el hecho de ser dos siglos posterior al de Marsella. Rider Waite incluye elementos egipcios, cristianos, judíos, paganos y masónicos y, bajo mi punto de vista, supone un avance hacia el ideal de integración del saber universal que ha de representar el tarot.

De todas formas, quiero dejar claro que el optar por una u otra baraja es una opción personal y que, lo más importante, es que sea el tarotista el que se sienta identificado con una u otra baraja, porque será su energía la que la haga mover.

No hay comentarios:

Publicar un comentario