lunes, 19 de septiembre de 2016

La energía que mueve el tarot

Hoy quiero hablar de un tema más "técnico" de los que trata el tarot; la energía que se mueve a la hora de barajar las cartas.

Es importante decir que, a mi modo de ver, cada tarotista tiene su método para conectar o generar realidad. Hay casos en los que baraja solo el tarotista, otros en los que da a barajar al consultante u otros casos en los que, aun barajando el tarotista, hace que el consultante corte la baraja y diga un número. Para mí todos son válidos siempre y cuando sirvan para el objetivo perseguido.

Como creo que el objetivo principal de una tirada de tarot no tiene que ser tanto predecir el futuro como dar unas bases para el presente, no entraré en esa cuestión. Sin embargo, sí creo importante decir que el tarot, como herramienta de autoconocimiento, puede ayudarnos a tomar conciencia de las claves que tenemos en nuestro interior para poder avanzar y tomar las mejores decisiones para nuestro desarrollo personal. De alguna manera, es como si se conectara con esa parte que existe en todos nosotros pero que, de alguna forma, no hemos desarrollado lo suficiente o no la escuchamos. Esa parte, llamada conciencia por unos, guías por otros, ángeles, la Fuente o, simplemente, Dios, es la que nos ayuda.

El conectar con esa parte suele resultar más fácil para unas personas que para otras, aunque yo soy un convencido de que todos somos capaces de hacerlo. El tarot sirve, en estos casos, para densificar los mensajes que se transmiten o canalizan. Ese es el secreto por el cual el tarot puede servir de ayuda para clarificar cuestiones que, a simple vista, no se perciben.

El tarot, bien utilizado, puede ser una herramienta muy poderosa de crecimiento. Solo se trata de entender su utilidad y saber qué es lo que le podemos pedir.



No hay comentarios:

Publicar un comentario